Factores a tener en cuenta al momento de su contratación

Los fletes marítimos internacionales son el costo que se cobra por el transporte de bienes por mar desde un país a otro. El precio del flete marítimo puede variar según la ruta, la distancia, el tipo de carga, el tamaño del buque y la disponibilidad de buques y contenedores.

Los costos de los fletes marítimos internacionales se calculan generalmente en base al peso y/o volumen de la carga y se expresan en dólares por contenedor de 20 pies (TEU) o 40 pies (2TEUs). También existen fletes a granel para cargas que no se transportan en contenedores, como petróleo crudo o grano.

Para contratar un flete marítimo internacional, es importante tener en cuenta los siguientes factores:

  • La ruta y los puertos de origen y destino.
  • El tipo de carga y las necesidades específicas de embalaje y transporte.
  • El tipo de contenedor requerido y la cantidad necesaria.
  • Los plazos de entrega y la flexibilidad en los mismos.
  • Los cortes (cut off) físicos y documentales.
  • Si el servicio es directo o con trasbordos.
  • Las regulaciones y documentación necesaria para la importación y exportación de la carga.

Es importante destacar que el flete marítimo internacional es solo uno de los muchos costos involucrados en el comercio internacional y que hay otros costos como los aranceles, impuestos y tarifas portuarias que deben ser considerados al hacer una cotización o presupuesto para la operación.

¿Qué otros costos conforman el precio del flete marítimo?

Además del flete base, existen varios recargos que pueden aplicarse al precio del flete marítimo internacional, dependiendo de diversos factores. A continuación, se presentan algunos de los recargos más comunes:

  1. Bunker Adjustment Factor (BAF): es un recargo que se aplica para cubrir las variaciones en el precio del combustible utilizado por los buques. Este recargo puede ser ajustado por el transportista de acuerdo con las fluctuaciones del precio del petróleo.
  2. Currency Adjustment Factor (CAF): este recargo se aplica para cubrir las variaciones en el tipo de cambio de la moneda utilizada para el flete. Como los fletes se cotizan en dólares estadounidenses, este recargo se aplica para cubrir las fluctuaciones en el tipo de cambio entre el dólar y la moneda local del país de origen o destino.
  3. Peak Season Surcharge (PSS): este recargo se aplica en momentos en que la demanda de transporte de contenedores es mayor de lo normal, como en la temporada de vacaciones o en momentos de alta demanda comercial.
  4. War Risk Surcharge (WRS): es un recargo que se aplica en situaciones en que la zona geográfica en la que se realiza el transporte se considera de alto riesgo debido a conflictos bélicos o situaciones de inestabilidad política.
  5. Emergency Risk Surcharge (ERS): es un recargo que se aplica en situaciones de emergencia, como desastres naturales, crisis de salud pública, etc.

Es importante tener en cuenta que estos recargos pueden variar dependiendo de la línea naviera y de la ruta que se esté utilizando. En Argentina y Uruguay, los recargos que se presentan con mayor frecuencia son el BAF, CAF y PSS.

Es recomendable verificar con el agente de carga internacional, que todos los recargos que puedan aplicarse al costo del flete marítimo internacional, estén incluidos en la cotización. Y de esta manera se evita encontrarse con costos extra, que no estaban previstos, a la hora de abonar el servicio.

Por último, se debe tener presente que todos los fletes marítimos internacionales, tienen gastos locales que son inherentes al servicio. Como por ejemplo, gastos portuarios.

¿Siempre surgen costos que no estaban previstos en tus operaciones?

¡Contáctanos hoy mismo para recibir una cotización totalmente transparente!